La no acción

La no acción no está exenta de movimiento.

Cuando se habla de no actuar, nos estamos refiriendo a aquello que está sucediendo en nuestra mente.
El mundo se mueve y nosotros con él. Estamos en el curso de vida y esta depende de todo un sinfín interrelacionado.
Como actuamos, nos muestra la reactividad en relación con los condicionamientos
Cuando me doy cuenta de que estoy reaccionando. Ese es el momento de dejar de actuar. Cuando me doy cuenta del condicionamiento, ese es el momento de no actuar.
El cambio es hacia lo desconocido. Y ese es el momento de confiar.

El Ser que ya somos no tiene ninguna intención de perjudicarnos.
La ignorancia de eso que ya somos nos facilita entrar en confusión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: