Un momento de tranquilidad

Me siento un momento. Mumbai es una ciudad con mucha actividad. Te puedes ir de barrio en barrio y siempre hay algo interesante por descubrir.

Pero ahora me siento un momento. Delante un pequeño lago, en un paseo con palmeras. Cabras sueltas y gente pescando con un simple hilo en un pequeños puente. La gente se sienta y da la espalda por un momento al intenso tránsito de la ciudad. Hasta parece que se respira algo mejor.

Ya he dejado atrás la preciosa y especial montaña de Arunachala. Mejor dicho. Fui con un cuerpo y tengo la sensación de volver algo más vacío. No se de que. Tendré que descubrirlo!!!!!

Estos días en Tiruvannamalai han transcurrido con gran tranquilidad. En quietud, con silencios acompañados y en solitud. Paseos rodeando la montaña y al final también la subí. No tiene dificultad. Solo que tiene mucho desnivel y hace bastante calor. Se agradece hacer uso de la musculatura después de muchos ratos sentado en silencio.

Principalmente he estado en el ashram de Ramana Maharshi. Un gran personaje. Lo que se puede decir se él, es que se liberó de la ilusión de la mente. Y la esencia de ello persiste en el lugar, para aquellos que quieran acercarse y sentirlo.

Pausa para el cine: He ido a ver jumanji. En 3D. Lo primero, todos de pie con el himno de India. Silencio. Y empieza la película. Me he reído un montón. Más que por las escenas, por lo bien que se lo pasa la gente. Por cierto. Intermedio, palomitas y bebida. Y continuamos. A ver si mañana veo una de Bollywood.

Y continuamos en Tiruvannamalai. Aunque el lugar tiene su fuerza, es la actitud de quien entra en el lugar lo que realmente importa. En todo lugar tenemos la oportunidad de realizar y vivenciar lo ilusoria que es la mente y de que manera nos identificamos con aquello que crea. Todos tenemos nuestra Arunachala en nuestro corazón.

Como decía Ramana, no hay que encontrar nada, pues ya estamos. Solo hay que dejar de identificarse. No hay nada que realizar. Que gran verdad.

Y ahora en Mumbai, estoy disfrutando de la ilisoriedad de una buena cena en un restaurante recomendado por una buena amiga.

Me queda un día en esta ciudad. Y luego de vuelta. De vuelta a la ilusión con ilusión.

Espero lo hayáis pasado bien con estas lecturas.

Ahora ya voy pensando en la programación del trabajo.

Agradecido a todos los que me han facilitado este viaje. Agradecido a todos. Pues me inspiráis a sentir i a vivir para poder compartir aquello que ya todos somos.

Un fuerte abrazo.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Bloc a WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: