INNER MOVEMENT

CATALÀ

Nada pasa hasta que algo se mueve.

Albert Einstein

La danza, el movimiento sentido, nos permite dejar el cuerpo en su expresión del momento presente, donde está toda nuestra experiencia de vida, y desde donde ponemos la base para el instante siguiente, que también es presente.

Nos movemos, bailamos y dejamos el cuerpo que se vaya liberando acompañado de la respiración, con la presencia a los pies. El cuerpo como principio energético que no se para, en un flujo como ríos que atraviesan nuestro organismo, sin dejar ni un rincón de tejido para explorar.

Respiración y pies, confiar en el mismo cuerpo y dejar que por él mismo busque y exprese todo aquello que está y no podemos ver, no podemos sentir, no podemos expresar y que en algún momento de nuestra existencia lo hemos cerrado, se ha quedado atrapado. Espacios del cuerpo que explican nuestros patrones adquiridos, que se convierten en una impronta y nos hacen reaccionar de maneras concretas. Una barrera que nos impide progresar y sentir y nos hace estar atrapados en su inercia.

Una energía atrapada que no ha podido seguir su curso, su flujo. Respirar y pies y dejamos que el cuerpo nos traiga con su necesidad de liberarse para poder expresar el momento presente sin la pulsión de historias pasadas que empujan en patrones adquiridos con los cuales nos hemos identificado o simplemente están actuando desde el inconsciente.

La psique siempre quiere ser la protagonista, con mil pensamientos que hacen ir de un lugar al otro. Entrar en bucles interminables que muchas veces no traen a ninguna solución y nos sacan del espacio donde realmente podemos actuar, el momento presente.

Respiro y observo un momento mi mente. Respiro y voy a la sensación del cuerpo. Respiro y dejo que mi cuerpo desde los pies se suelte. Respiro y observo y dejar que el cuerpo se mueva. Respiro y confío en mis pies.

Si un pensamiento se queda atrapado, el cuerpo estará atrapado. Respiro y siento mi cuerpo en un bucle. Respiro y siento los pies y con mi atención e intención, invito al cambio. No necesito entender nada. Sólo mover en otra dirección. Que el flujo energético de mi cuerpo con la mente, puedan estar en el torrente de las emociones, a través de los patrones. Y poder estar con las emociones tal como son, puesto que son efímeras, y su naturaleza tiende a diluirse.

Traigo la respiración a los pies. Me dejo sorprender por los nuevos movimientos que surgen en mi danza. Los respiro y libero. Un movimiento viene precedido del siguiente. “Y si no lo liberamos nosotros mismos, nadie otro lo hará”. Tal como decía Gabrielle Roth.

Bloc a WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: