Sanación

CATALÀ

Sanar, es estar en presencia.

Es la aceptación de cada momento tal como es.

Es no hacer y dejar que la conciencia actúe.

Es entrar en contacto con nuestra vulnerabilidad y abrazarla.

Es entra en contacto con la vulnerabilidad de los otros y abrazarlo.

Es entrar en quietud y sentir la presencia.

Sanar, es confiar en la quietud y la presencia.

Es confiar en la sabiduría del cuerpo y de la mente.

Es confiar que todo está en su lugar y en su momento.

En la sanación no hay juicio ni interpretación.

El que realmente somos, no está sujeto a juicios ni interpretaciones.

Es un proceso de conexión con nuestra naturaleza.

No hay nada que tenga que ser sanado.

En quietud, la sanación se da por sí misma.

Todo es una paradoja.

Aunque podemos decir que no hay el sanador, estamos desde el momento que la gente con sus dificultades buscamos una solución.

El sanador no busca la solución ni curar nada en concreto. Nuestra función es acompañar en el proceso que ya se está donante.

Los humanos son pura energía. Y esta energía está conectada directamente a nuestra mente, a nuestro ser. Cuando el cuerpo, la mente y estas energías están en desequilibrio en relación a la naturaleza del ser, es cuando el cuerpo y la mente pueden presentar patologías.

Al entrar en quietud, el sistema entra en equilibrio y el cuerpo y la mente pueden sanar. En este momento no depende del sanador que la persona, que el cliente se cure. Depende del momento y del proceso por el cual la persona está pasando.

Con la sanación no tenemos la solución a todo. Facilitamos la fuerza interna porque el cambio se puedan dar de una forma u otra.


Otros Artículos:

 

Bloc a WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: