Formación Contacto biodinámico

Cuando hablamos de biodinámica, este es un término muy extenso y lo podemos encontrar en diferentes ámbitos como, la agricultura o la arquitectura.

El ámbito en el que nos vamos a mover es la terapéutica es el cuerpo. Cuando aplicamos el término biodinámico en un organismo vivo como es el cuerpo humano, nos referimos a la observación del movimiento constante en el que se encuentran los tejidos y líquidos en el cuerpo (la bios).

La vida está en constante movimiento. Al entrar en contacto con el cuerpo, nos encontramos con todo el dinamismo de este. Siempre buscando un equilibrio, pues es su naturaleza para poder sobrevivir.

Este organismo vivo se desarrolla en un medio, con el que está en constante comunicación. Y que al mismo tiempo reacciona constantemente en su interacción.

Y este organismo, al mismo tiempo está con una estrecha relación con aquel que lo está viviendo que es uno mismo como persona, como individuo.

Somos individuos que nos relacionamos, accionamos y reaccionamos con el medio. Tenemos un cuerpo sensible a los cambios, una mente que observa y analiza y un cuerpo emocional que siente. Estos tres aspectos están intercalando constantemente. Los cambios y los conflictos, están siempre en nuestras vidas. La capacidad de adaptación muestra nuestra salud con el medio.

Ante una situación no adaptativa, va a surgir un conflicto biológico. Y si este perdura en el tiempo, merma la capacidad del cuerpo en su recuperación al equilibrio.

Recordemos que el cuerpo siempre busca el equilibrio. La dificultad para ir hacia este equilibrio, es lo que llamamos una patología.

La peculiaridad del contacto biodinámico está en entrar desde la presencia en lo que surge a cada momento sin hacer ningún tipo de manipulación. Observar y seguir el dinamismo del cuerpo en la forma que va adoptando.

¿Que sucede en el cuerpo y en la persona a la que se le aplica?

El cuerpo, al sentirse escuchado, de forma natural, aumenta la potencia interna sanadora, que regula la capacidad de volver al equilibrio. Esto ayuda a regenerar las funciones del cuerpo, facilitando una recuperación de los tejidos y de la relación con el medio.

Para el facilitador, es importante el desarrollo en las capacidades de escucha y la sensibilidad en las variaciones que se suceden en el organismo. Estas actitudes son importantes para no frenar o entorpecer el movimiento natural del cuerpo. El facilitador no manipula, solo acompaña.

Este acompañamiento desde la presencia, genera el aumento de potencia que necesita el organismo para realizar las adaptaciones en función a su propio equilibrio. Por lo que permite una mejora en el proceso de la persona que lo recibe.

Este principio biodinámico, es beneficioso en el equilibrio físico-orgánico, metal, emocional y espiritual.

El curso que presento, son nueve seminarios de fin de semana. El sábado nos centraremos en conceptos y su aplicación en el proceso de sanación. El domingo por la mañana, lo dedicaremos a la práctica de la biodinámica con una sesión completa entre los asistentes, para acabar compartiendo y aprendiendo de la experiencia de todos

 

Programa

Proximidad y contacto.

Antes que hacer cualquier otra práctica, vamos a sentir que quiere decir aproximarse a otras personas desde la presencia y con el respeto a los espacios, el propio y el de la persona o personas con las que estamos.

Para ello realizaremos ejercicios sensoriales y de percepción para observar como cambiamos y como reaccionamos cuando estamos presentes en el proceso.

 

Fisiología de la biodinámica.

Para mi es importante saber como se crea el cuerpo, la embriología de la génesis de un Ser. De esta manera es mucho más fácil entender la disposición del cuerpo, y su respuesta en su relación con el medio.

El cuerpo siempre está en movimiento. Y estos movimientos tiene un ritmo que se distribuye a través de los líquidos, tejidos y el espacio. A parte del cardiaco y respiratorio, nos encontramos con otros ritmos esenciales para la homeostasis del cuerpo.

¿Que relación hay entre la embriología y la Biodinámica?

 

El primer contacto con los tejidos.

Con una aproximación de gran respeto por la persona con la que entramos en contacto y con el conocimientos de los ritmos corporales, entramos en contacto con el cuerpo que se conforma de diferentes capas de tejido en movimiento. Y que a su vez nos van a transmitir como facilitadores, una gran cantidad de información.

En todo este conjunto de tejidos, nos podemos encontramos con diferentes fulcros (zonas donde la energía cinética está retenida) generando puntos de tensión que se equilibran con otros fulcros.

El tejido más sensible lo encontramos en las meninges que protegen el sistema nervioso central. Estos tejidos a su vez están conectados con el resto del cuerpo con un flujo constante de movimientos. Siempre buscando el equilibrio. A este principio que surge de las membranas más profundas, lo llamamos tensión reciproca.

 

Atencion y presencia.

Para entrar en contacto con todo este sistema, en el contacto biodinámico, es primordial ejercitar la atención en la presencia para poder acoger aquello que se esta presentando a cada instante y no entorpecer el proceso de sanación del cuerpo.

Para ello, en el programa del curso introducimos momentos de silencio para desarrollar la atención.

Esta parte es de las más importantes para aumentar nuestras dotes como sanadores.

El facilitador, cuando está en presencia con el cliente, este tiende a entrar en calma y a abrirse para su autosanación.

 

La imaginación y la intención.

El cuerpo está totalmente unido a la mente. Estos dos aspectos hacen uno.

La imaginación es el lenguaje que usa la mente para relacionarse con el cuerpo. Cuando la mente imagina, el cuerpo reacciona.

Con la imaginación nos podemos mover por diferentes espacios sin movernos de lugar. A veces obviamos que el cuerpo lo vive como real.

En la biodinámica, veremos como la imaginación es la flecha y la intención es la fuerza que dirige la flecha.

Cuando yo imagino que estoy en la forma con una intención libre de manipulación. Estoy en la forma. Y con la presencia y la escucha el organismo reacciona aumentando la potencia hacia su equilibrio.

 

Tensegridad. La fuerza de gravedad y el cuerpo.

Una visión del cuerpo dinámico, en movimiento en relación con la fuerza de gravedad de la tierra.

El cuerpo se estructura para colaborar con las fuerzas gravitacionales para su estabilidad y libertad estructural.

Las estructuras en su estado optimo están flotando en un conjunto de tejido blando y huesos. A este principio se le llama tensegridad. En un organismo vivo, los tejidos son los que rigen la estructura.

 

Sistema nervioso

El sistema nervioso, el transmisor y receptor de todos los sentidos. El regulador del metabolismo en función de la respuesta con el medio.

Nos encontramos con diferentes divisiones dentro de todo este sistema, que al mismo tiempo trabajan como una unidad.

Lo podemos dividir en sistema nervioso somático, relacionado con el movimiento consciente, y el autónomo, relacionado con el metabolismo y las reacciones que no están bajo control consciente.

 

Epigenética. La adaptación al medio determina la forma.

Entramos por un momento en la epigenética para entender como nos afecta el medio y como nos relacionamos internamente con este medio.

Los genéticas están viendo que el ADN no es tan determinante en la persona, mas que la plasticidad de estos a hacer cambios en relación a la reacción de la persona con el entorno.

Los genes cambian en relación a como la persona concibe el mundo en el que vive.

 

El dolor

Es muy útil diferenciar en una persona la diferente sintomatología del dolor en relación a las diferentes estructuras.

El dolor nos da información que estructuras son las afectadas por su comportamiento, por el reflejo y la frecuencia con la que se presenta.

 

Fisiología del trauma

Podemos hablar de trauma físico o de trauma psicológico. Ambos se expresan en el cuerpo.

El cuerpo siempre esta en estado presente y aunque no recuerda los hechos, si mantiene la información del impacto en el momento en el que pasó.

Al deshacer estos fulcros del trauma, los tejidos se dejan ir, liberando a la persona de patrones de conducta relacionados con una forma retenida.

Cuando la persona libera estos patrones, a veces, conectan con un recuerdo. En estos casos es importante saber como actuar sin interrumpir el proceso de liberación.

 

El cuerpo es pura energía.

Todos los procesos metabólicos y nuestras acciones, están dentro de campos energéticos que se generan de tal forma, para mantener los tejidos, el corazón, los pulmones el cerebro con vida.

Para ello la física cuántica nos ayuda a entender como funcionamos como cuerpo y mas allá del cuerpo, como emisores y receptores en relación con un todo.

De esta manera, cualquier pensamiento u acción que hacemos, está afectando de una manera u otra a nuestro medio y a las personas.

Entender este principio, también nos ayuda a tomar responsabilidad en nuestro trabajo. También nos permite entender como la presencia y la atención, es tan importante en el contacto biodinámico con otras personas.

 

Sanación

La sanación es un principio básico en todos los seres, por no decir del universo. Todos tenemos la capacidad de sanarnos y acompañar en la sanación de otras personas.

El principio de sanación a veces mal entendido, se confunde con el de curación. No siempre una sanación lleva a una curación. Lo que si que hacemos es generar que el proceso de la persona se pueda hacer en harmonía y en paz.

Todos queremos estar bien. A veces las circunstancias y nuestra separación de nosotros mismos generan situaciones que nos llevan a estados alterados y a la enfermedad.

En la biodinámica acompañamos a la persona en la restitución de la potencia vital para su autosanación.

 

Todo surge de uno mismo

Recordar que todo aquello que nos pasa, lo vivimos desde nosotros. y que desde nosotros lo podemos cambiar.

 

Nada se hace

Como sanador en la biodinámica, no estamos haciendo nada. Solo acompañamos a la sabiduría propia del ser en su camino hacia la autosanación.

La confianza en el organismo, en el ser de con quien estamos, es primordial para mantener la presencia sin manipulación alguna.

 

El juicio y la proyección

¿Podemos entrar con otros dejando el juicio y dejar de proyectar desde nosotros el comportamiento de los otros?

¿Podemos dejar el juicio hacia nosotros y permitirnos redescubrirnos a cada instante?

 

Quietud

Todo esto se resume en la quietud. La quietud es el estado natural del ser. Y como seres vivos la mantenemos en un dinamismo constante, sin dejar de ser quietud.

Cuando nos abandonamos a esta quietud totalmente natural en nosotros, sanamos.

 

Las prácticas

Las prácticas las vamos a realizar en camilla para poder contactar con facilidad con todo este sistema. Una vez entendemos como funciona, su aplicación la podemos extender a muchos ámbitos de la vida cotidiana.

 

El orden de todo el material presentado puede se cambiado y modificado en función del grupo al que se imparte.

Una mente abierta a lo desconocido, entrar en espacios de uno mismo y dejarse sorprender.

Compartir esta experiencia entre los que formamos el grupo de estudio es la mejor manera de aprender y que ese aprendizaje se integre en nosotros con naturalidad.

 

Próximas fechas:

Por definir

pdf-2127829_960_720Descargar programa en PDF

 

 

Si deseas recibir información de los cursos, inscríbete en este formulario indicando un comentario o pregunta.

Bloc a WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: